¿Cómo reducir el consumo de agua en tu plantación este verano?

¿Cómo reducir el consumo de agua en tu plantación este verano?

Los elementos más importantes que determinan la calidad de una cosecha son el sol, el sustrato y el agua. De la calidad y combinación de estos tres factores se puede calcular como saldrá una cosecha (si todo transcurre normal). Los agricultores y la gente que se dedica a cultivar suelen poner la mayoría de sus esfuerzos en mejorar la parte del sol y la calidad de la tierra o sustrato. Esto motiva que el agua sea el factor olvidado entre la gente del campo. Sin embargo, la importancia del consumo de agua y su calidad es una cuestión de especial importancia en todo cultivo.

Una de las razones principales para mejorar la calidad del agua de cualquier cultivo es aplicar grandes volúmenes de la misma en pequeñas superficies de tierra. Esto motiva la dilución de las propiedades del sustrato. Cualquier agricultor conoce la relación entre el crecimiento de las plantas y la cantidad de agua recibida. Si a ello se le suma que el desarrollo de los vegetales depende de la interacción entre los elementos químicos presentes en el líquido, los fertilizantes y las propiedades químicas del terreno o superficie de cultivo.

A la hora de garantizar en nuestros cultivos una proporción de agua adecuada que garantice un crecimiento saludable es recomendable conocer ciertos aspectos. Uno de ellos es disminuir el consumo de agua para mejorar la eficiencia. Además, al reducir el consumo de agua también limitamos el consumo energético y minimizamos la factura eléctrica de nuestro invernadero. A continuación, te explicamos todo con más detalle.

El excesivo consumo de agua

El desarrollo de superficies interiores de grandes dimensiones como los invernaderos requieren ingentes cantidades de agua, pudiendo llegar hasta 30.000 metros cúbicos por hectárea y año, en función de la superficie cultivada. Debemos tener en cuenta las diferencias que existen entre las diferentes áreas de cultivo, no es lo mismo plantar en Andalucía que en el Mediterráneo.

Por ejemplo, en cultivos situados cerca del Mare Nostrum los cultivos presentan mejores tasas de transpiración, lo que deriva en la necesidad de mayor cantidad de agua. Una de las soluciones a este problema es cultivos interiores como los invernaderos que presentan ventajas como la eficiencia en el uso del agua. Para incrementar los beneficios que presenta este particular método de cultivo lo mejor es acudir a la especialización e implementar la tecnología en los invernaderos.

Cuanto más evolucione y se invierta en el mantenimiento y tecnificación de un invernadero mejores resultados se obtienen. Al mejorar la eficiencia, los cultivos salen más grandes y lo mismo sucede con la calidad de las plantas. Todo ello, con invertir un poco más y centrar los esfuerzos en reducir el consumo de agua. Además, de los típicos consejos para el mantenimiento de invernaderos también es necesario combinarlo con la implantación de tecnología 2.0.

Controlar todos los parámetros

Para reducir el gasto y consumo de agua puedes optar por la utilización de medidores de agua. Sin embargo, no valen para todos los cultivos. En lugares con pocas reservas de agua como Andalucía y el sur de España es posible combinar distintos sistemas como las bandejas móviles con equipos de agua a baja presión. Es importante calcular las cantidades necesarias en nuestro invernadero y es que en muchos sitios la refrigeración por evaporación compensa la falta de ventilación en sitios que cuenten con pocas ventanas o que tengan mallas.

Necesitas controlar todos los parámetros y calcular la cantidad necesaria de agua que requiere tu invernadero. Evidentemente no es lo mismo un invernadero de 30 metros cuadrados que uno de 100. La eficiencia del consumo de agua en invernaderos de cultivos de hortalizas es cinco veces la producción al aire libre. A pesar de estos datos, es bueno combinar equipos de baja presión para conseguir una humedad relativa no superior al 70 % con niebla que trabaje a alta presión.

Lo ideal es que las boquillas de los equipos de agua actúen en ciclos medios para evitar que las hojas sequen de forma correcta. Ten en cuenta que algunos invernaderos necesitan tener ciclos cortos y a baja presión en función de la superficie de aire y demás factores. Lo importante es que tengas en cuenta todos los factores, lo que te permitirá reducir el consumo de agua y mejorar la calidad de tu cosecha.

El aporte de humedad

El agua es vida. Lo mismo sucede con la humedad, los bosques más húmedos y más grandes del planeta se encuentran en el Amazonas. La clave de esta gigantesca superficie verde es la alta humedad que tiene el ambiente. Y es que casi se puede decir que llueve en el interior de los bosques amazónicos a causa de la alta humedad. Por todo ello, es necesario un aporte de humedad en nuestro invernadero.

Eso sí, sin pasarnos. La pregunta es; ¿cómo? Micro irrigación, bandejas móviles, niebla en el aire o sencillamente medidores de agua te ayudarán a mejorar los niveles del agua y darle ese aporte de humedad tan necesario para las plantas, en especial, en el verano.

La importancia de la oxigenación

La oxigenación adecuada en los invernaderos significa un cultivo en perfectas condiciones. Las plantas, en especial, la marihuana necesitan respirar de forma adecuada, para ello necesitan tener una atmósfera libre de olores y unas condiciones idóneas de agua, luz y temperatura. Una buena oxigenación mejora el crecimiento de las plantas ya que permite que las raíces se nutran de los alimentos de una forma eficiente.

Además, el oxígeno también favorece que las hojas y el tallo sean más fuertes. Uno de los mejores métodos de oxigenación son los ozonificadores que permite reducir el consumo de agua y minimizar los olores. De esta forma, la fertilización y fumigación corren pocos riesgos. Y es que las propiedades del ozono son indicadas como tratamiento oxidante al mejorar las condiciones de la atmósfera interior del invernadero. 

Esto se debe a que el 03 (ozono) tiene un átomo más de oxígeno por cada molécula, lo que da como resultado un gran poder reactivo y la cualidad de erradicar cualquier partícula de olor en el aire. Al quitar los olores en una atmósfera cerrada mejoras la ventilación y la renovación del aire. Todo lo anterior incrementa la oxigenación de las plantas y unos cultivos sanos y fuertes.

¡No lo olvides, reduce la cantidad de agua sin pasarte, ya verás los resultados en tu cosecha! ¡Ayudarás al medio ambiente al minimizar el consumo de agua además de gastar menos en la factura de la luz!

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies