Cultivar marihuana en invierno: cómo controlar el frío

Cultivar marihuana en invierno: cómo controlar el frío

Cultivar marihuana en invierno no es tan problemático como creemos.  Sí es cierto, está aquí el solsticio de invierno, el frío ha llegado de verdad y parece ser que las temperaturas mínimas de nuestros armarios de cultivo hayan empezado a bajar peligrosamente. Pero si se tienen en cuenta ciertos factores y si se aplican ciertas medidas como las de los cultivadores que viven en las regiones del planeta donde los inviernos son fríos, se puede garantizar el éxito de los cultivos en cualquier estación del año, incluso en las situaciones meteorológicas más adversas.

Es que la planta de marihuana es una especie vegetal que nace de manera salvaje en muchos parajes, encontrando una gran diversidad de genéticas de cannabis por todo el mundo. Entre las variadas zonas del globo terráqueo, donde se encuentran las plantas, hay diferencias ambientales y geográficas notables como: la altitud/latitud, las temperaturas, humedad, fotoperiodo, etc. Todos factores que deben tenerse muy en cuenta a la hora de empezar a cultivar marihuana en exterior. Por ese motivo, una de las grandes ventajas del cultivo de interior es que las condiciones ambientales adversas no se dan porque se puede recrear el mejor ambiente de cultivo del exterior en el interior y se pueden controlar las horas de luz, así como la ventilación, temperatura, humedad, etc, lo que permitirá también cultivar marihuana en invierno.

Cultivar #marihuana en invierno puede ser más fácil de lo que se cree Clic para tuitear

Sin embargo, en invierno, cuando las temperaturas del exterior son realmente bajas, se pueden llegar a tener problemas también en el cultivo de interior durante las horas nocturnas, momento del día en el que el foco no está encendido. Durante el invierno se deberá por lo tanto tener bajo control la temperatura del exterior evitando que entre demasiado aire frío dentro del armario o habitación de cultivo. De lo contrario, podríamos estar afectando a nuestras plantas durante el desarrollo de las mismas.

Hoy desde Indizono, vamos a hablar de cómo afecta el frío al cannabis y de cómo cultivar marihuana en invierno puede ser más fácil de lo que se cree, siempre y cuando sepamos controlar la temperatura de forma adecuada.

Cultivar marihuana en invierno: ¿cómo afecta el frío al cannabis?

Las plantas de marihuana reaccionan de manera diferente al frío, pero si se alcanza una temperatura de 12º el riesgo de muerte es casi seguro. Más allá de encontrar la temperatura ideal para el cultivo, la clave está en que nunca esté por debajo de 18-20º, ya que lo contrario su metabolismo se ralentiza gradualmente y todo el desarrollo se vuelve mucho más lento. Además, la vigorosidad vegetativa desaparece y las plantas se quedan pequeñas. Las raíces no se expanden como deberían y por lo tanto se vuelven incapaces de absorber tantos nutrientes, algo que repercute en una floración muy poco fructífera.

Por ejemplo, una de las carencias más importantes que podría sufrir nuestra planta de marihuana debido a las bajas temperaturas y una mala absorción de nutrientes, es la del magnesio. Esta sustancia es fundamental para que la planta se desarrolle correctamente y también es un elemento susceptible de ser fácilmente no absorbible si la temperatura del sustrato es inferior a 18º. Además, al cultivar marihuana en invierno también podríamos encontrarnos con un exceso continuado de humedad en la maceta y por lo tanto el procesamiento del magnesio por parte de la planta sería nulo y aparecerían carencias en las hojas más grandes de la planta.

Para evitar todo esto y mantener nuestro cultivo sano y a salvo, es muy importante tener bajo control el frío. Existen diferentes soluciones que se pueden aplicar, pero cada una se adapta mejor según el tipo de cultivo: dimensiones, temperaturas exteriores, potencia de luz utilizada, etc.

Cultivar marihuana en invierno: cómo evitar bajas temperaturas

Lo más común para cultivar marihuana en invierno, siempre ha sido poner un calefactor eléctrico. Pero claro, eso implica facturas de electricidad disparadas, ya que estos aparatos de casi 1500-2000w o más consumen un montón. Este tipo de calefactores además, resecan el ambiente de cultivo lo cual puede volverse contraproducente si no se sabe cómo utilizarlos correctamente. Si la fuente de calor está dirigida directamente a las plantas, las hojas se deshidratan, por lo tanto lo más recomendable es redirigir el chorro de calor hacia otro lado y crear una temperatura estable. Otra opción son los radiadores portátiles con ruedas debajo, muy práctico para mover, pero si se trata de un aparato muy grande no cabe en un armario de cultivo y además consume más de 1000w, lo que no es poco.

De inventos para evitar las bajas temperaturas realmente existen muchos más, pero si tenemos problemas de espacio no podremos aprovecharnos de ellas, así que lo más sencillo y eficaz es utilizar un calentador tubular de pequeño tamaño con pocos wats de potencia, lo que se convierte en una muy buena opción para aquellos armarios de cultivo con unas medidas de mínimo 0.60m2. Vamos a hablar de cómo funciona.

Calentador tubular

El calentador tubular se puede poner en la parte baja del armario de cultivo, quedando la bandeja con las plantas un poco por encima del calentador. Y ya que el aire caliente es menos denso que el aire frío, subirá, pasará entre las plantas, y se quedará en la parte superior del armario. Eso sí, para no perder temperatura deberemos parar la extracción durante unas horas. La gran ventaja de este tipo de calentador es que se puede programar de manera que cuando llegue hasta cierta temperatura, se pare conservando el calor y no se encienda nuevamente hasta que la temperatura haya bajado unos grados por debajo de la temperatura marcada.

Las raíces de nuestras plantas de marihuana estarán así bien abrigadas y podrán crecer y expandirse sin problemas ofreciéndonos además una mejor calidad y cantidad de cogollos en nuestra futura cosecha.

Cable radiante para interior

Otra de las opciones a tener en cuenta al cultivar marihuana en invierno, son los cables radiantes como los que se utilizan con los reptiles en sus jaulas para aclimatarles su vivienda. Se pueden encontrar en diferentes medidas que podemos adaptar a nuestro cultivo y son moldeables.  Lo mejor es poner un cable por cada maceta grande o usarlo para dos o 3 macetas en el caso de macetas de un tamaño más reducido.

Como habrás visto, controlar las bajas temperaturas en cultivos de interior es posible y además se les puede sacar partido para cosechar la mejor calidad de marihuana. No le tengas miedo al frío y prepárate para disfrutar de unos cogollos bonitos, elegantes y sin problemas.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×

¡Hola!

Nuestro horario de atención por WhatsApp es de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00. Fuera de ese horario, puedes dejarnos un mensaje o si lo deseas puedes enviarnos un email a hola@indizono.es

×