¿Qué efectos tiene el ozono malo sobre las personas y cómo evitarlo?

¿Qué efectos tiene el ozono malo sobre las personas y cómo evitarlo?

Este blog destaca por las noticias relacionadas con el ozono, pero aunque este gas tiene una serie de beneficios y características que mejoran nuestra calidad de vida desde los puntos de vista medicinal, industrial, alimentario y de limpieza lo cierto es que en ocasiones no es tan beneficioso. Y es que existe el ozono bueno y el ozono malo y mientras uno nos ayuda el otro no lo hace tanto, ¿pero qué tan malo es el O3 y qué efectos tiene el ozono malo en las personas?, ¿se puede evitar su efecto?, ¿cómo hacemos?.

Si quieres saber la respuesta a todas estas preguntas este artículo te interesa. Y es que hoy hablaremos un poco del origen del ozono, os explicaremos por encima las diferencias entre el ozono malo y el ozono bueno y finalmente os contaremos qué es el ozono malo y cuáles son sus efectos en nuestra salud. Finalmente, detallaremos unas conclusiones y cómo se puede evitar sus efectos negativos.

¿Por qué hay ozono bueno y ozono malo?

Todo el mundo tiene claro que el ozono es un gas y le suena el término de la capa de ozono. Y es que el ozono que está situado en esa capa de la atmósfera llamada estratosfera es positivo para nuestra vida. El ozono nos protege del sol y cuida ya que actúa como escudo solar y barrera de las radiaciones ultravioletas provenientes del sol. De hecho, es tan básico para la vida en el planeta que permite la fotosíntesis de los vegetales.

Es decir, las plantas son capaces de transformar la energía del sol en sustancia orgánica gracias a la conversión de un proceso metabólico en el que el ozono tiene mucho que decir. O sea, el ozono es fundamental para la vida en la Tierra. Pero lo curioso, es que el ozono tiene su versión negativa y es conocido como el ozono malo.

El ozono malo no está en la estratosfera como el bueno, está ubicado en la troposfera, es decir, en la capa más baja de la atmósfera y la que está en contacto con la superficie. En esta capa es donde se producen todos los efectos climatológicos como tormentas, lluvias, tifones, vientos y similares.

Y aquí es donde llegamos al núcleo del artículo, el efecto que tiene el ozono malo en las personas. Una vez tenemos claro que el ozono es bueno y malo en función de donde se encuentre, la cantidad presente y otros factores seremos capaces de entender sus efectos. De hecho, varían y mucho en función de la cantidad presente.

Por ejemplo, por muy beneficioso que sea el ozono bueno hay que tener cuidado en su aplicación y es que el ozono es tan potente a la hora de desinfectar que cuando se aplica en medicina, es decir, en ozonoterapia hay que tener mucho cuidado en la dosis aplicada y debe ser regulada por un profesional médico.

Esto se debe principalmente a que el ozono es el desinfectante más poderoso y conocido de la naturaleza. Su acción desinfectante es tal que elimina cualquier partícula, agente externo o patógeno en su radio de actuación. Erradica tanto polvo, como bacterias, virus, o sea todo.

Por ello, hay que tener cuidado con qué versión del ozono nos encontremos. Y es que la razón de que haya ozono bueno y malo es que la atmósfera necesita a los dos para mantener el equilibrio dinámico en las capas donde el gas está presente. Tenemos que tener en cuenta que la atmósfera sufre continuas reacciones fotoquímicas de los gases que la frecuentan (nitrógeno, oxígeno, carbono, argón, entre otros).

Estos gases deben mantener un equilibrio entre sí y ahí entra el ozono y el ser humano. 

¿Qué efecto tiene el ozono en las personas?

Si antes hablamos del origen del ozono malo ahora es turno de contar sus efectos negativos. Como ejemplo tomaremos el dato de que más del 50 % de la superficie de España está contaminada por partículas como el dióxido de nitrógeno o el ozono. Es decir, parte de la contaminación que se vive en las ciudades tiene como protagonista parcial a nuestro amigo el ozono, eso sí, al mano no al bueno.

Eso sí, la culpa evidentemente no es del gas, es del ser humano. Esto es debido a que las zonas más contaminadas están relacionadas con la actividad humana bien sea el tráfico de los coches o la actividad industrial y sus efectos negativos en la atmósfera como por ejemplo el agujero en la capa de ozono.

Pues bien, el resultado de todo ello es que el ozono malo presente en la atmósfera tiene serias consecuencias para nuestra salud. Si tenemos en cuenta que en las grandes capitales como Madrid, Barcelona, París, Londres y París el tráfico está restringido y tienen altos niveles de contaminación donde el ozono está presente empezamos a entender de qué va el tema.

Pero, no sólo es en las grandes ciudades, hablamos de Europa y del planeta en general. En España en diez años murieron 93.000 personas mientras que la cifra en el Viejo Continente ascendió a 400.000. Estas muertes están relacionadas directamente con la calidad del aire y la alta concentración de sustancias como ozono, dióxido de nitrógeno y polvo.

Consejos para cuidar el aire que respiramos

Por ello, es normal que los habitantes de estas ciudades estén expuestos a este aire nocivo. Y es que la contaminación medioambiental es un claro riesgo para la salud ya que tiene las siguientes consecuencias:

  • Aumento de las alergias.
  • Cáncer de pulmón.
  • Desarrollo de patologías relacionadas con los pulmones, por ejemplo, asma, insuficiencias respiratorias, etcétera.

El ozono entre otras cosas es un riesgo y hay que tomar cuidado para evitar determinados problemas, al igual que hacemos con el aire que respiramos. Para evitar el efecto nocivo que pueda tener el aire contaminado en zonas contaminadas se recomiendan los siguientes consejos:

  • No permanecer en lugares cerrados durante mucho tiempo. El aire del interior de las casas, coches, pisos y oficinas debe ser renovado de vez en cuando.
  • Proteger la piel y la garganta con bufandas y cremas para evitar los efectos nocivos del sol en la piel.
  • Respirar aire puro de vez en cuando y dar paseos por parques y zonas verdes.
  • Usar ozonificadores para limpiar el aire de estancias, habitaciones y recintos.

De hecho, los ozonificadores son aparatos que usan el ozono para quitar malos olores o para dejar una estancia limpia y descontaminada. Y es que el ozono bueno es nuestro aliado si lo sabemos usar bien. Eso es todo sobre el efecto que tiene el ozono malo en las personas, esperamos que os haya gustado este artículo y lo compartáis en redes sociales o nos dejéis un comentario.

¡Y recordad, si os gusta manteneros informados sobre el ozono no dejéis de visitar nuestro blog!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies