Ozonoterapia; ¿cuáles son los efectos del ozono sobre las personas?

Ozonoterapia; ¿cuáles son los efectos del ozono sobre las personas?

Desde hace tiempo que se conocen los efectos del ozono sobre las personas y las aplicaciones terapéuticas y medicinales del ozono. Sin embargo, no todo el mundo conoce las ventajas de la ozonoterapia ya que no es una técnica muy conocida, no en vano, la gente relaciona el ozono con usos y aplicaciones industriales como la desinfección y el tratamiento de aguas residuales.

Pero las posibilidades del ozono van más allá de las aplicaciones industriales, ya que la ozonoterapia permite su uso en terapias y tratamientos medicinales. Pero, ¿cuáles son los efectos del ozono sobre las personas?, ¿es un método realmente efectivo?, ¿en qué clase de tratamientos funciona el ozono y en cuáles no?

Intentaremos responder a todas estas cuestiones y alguna más en este artículo.

¿En qué consiste la ozonoterapia?

A modo resumen se puede decir que la ozonoterapia consiste en introducir el gas que se consigue de forma artificial mediante diferentes vías para el tratamiento de algunas enfermedades.

La base de este tratamiento se debe al poder del desinfectante natural más poderoso de la naturaleza como es conocido el ozono o O3. Este gas inodoro se usa para eliminar partículas de todo tipo en cultivos, instalaciones cerradas, en cultivos y otras superficies que estén en contacto con el agua.

El efecto del ozono en el cuerpo humano es un poco parecido al del 03 en instalaciones industriales, sin embargo, la introducción del ozono en nuestro cuerpo hace que éste se transforme por completo y sea capaz de luchar contra agresiones externas además de mejorar la oxigenación de la sangre lo que permite un mayor aporte de oxígeno en sangre.

Esta cantidad mayor de oxígeno que transporta la sangre repercute en todo el sistema defensivo y en todo el organismo. De hecho, las ventajas de la ozonoterapia es el incremento de las funciones celulares, el aumento de la circulación sanguínea, la erradicación de partículas tóxicas y la aceleración de los procesos de cicatrización.

Precisamente, el gas fue usado por los alemanes en la Primera y en la Segunda Guerra Mundial como una forma de tratar las congelaciones en los pies gracias a las propiedades oxidantes del ozono que ayudan a curar y cicatrizar mejor.

De hecho y gracias al mayor aporte de oxígeno, en especial, en enfermedades del frío, el ozono se descubrió como un tratamiento para enfermedades como gangrenas y úlceras de cúbito. Una vez acababa la guerra las investigaciones continuaron y se siguió usando el ozono en la medicina.

Las investigaciones posteriores contribuyeron a que tanto médicos como científicos confiaron en el gas enriquecido y de ahí surgió la ozonoterapia y su uso global.

Posteriormente, se aprovechó que el gas tenía otros beneficios para otros sectores y comenzó a usarse de forma industrial y medicinal.

¿Cómo se introduce el ozono en el cuerpo?

El uso de forma masiva del ozono en las investigaciones realizadas por los científicos y por el personal médico derivó en la introducción del mismo en el cuerpo humano para la mejora del mismo.

Y es que la ozonoterapia se aplica en situaciones donde no llega la medicina alopática mediante una combinación de ozono-oxígeno. Esta mezcla se consigue mediante una descarga eléctrica de alto voltaje y frecuencia que se consigue mediante un proceso químico en una máquina al efecto.

Esta máquina llamada ozonoficador medicinal aplica el gas en el cuerpo y consigue que este reaccione con los ácidos grasos y los transforme en peróxidos.

El objetivo de introducir el gas en el cuerpo humano es mejorar la capacidad de defensa del organismo al fortalecer el sistema defensivo e inmunológico. Además, el gas puede ser usado como complemento terapéutico para tratar diferentes enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo como el dolor crónico.

Sin embargo, en función del tratamiento y las enfermedades el gas debe ser introducido de una forma diferente. En general, existen tres formas de insuflar el gas a los pacientes. Una de ellas es mediante vía rectal, otra forma es mediante vena intravenosa (aunque debe hacerse con una mezcla de otros gases mediante) un tratamiento llamado autohemoroterapia y finalmente, mediante vía oral.

Cada caso y paciente es diferente, evidentemente el gas no tiene el mismo efecto con una insuflación en el tracto anal que en un usuario mediante vía oral.

En todo caso, el ozono no sólo ayuda en los procesos anteriormente mencionados sino también sirve en la erradicación de dolores musculares. Y es que hay estudios clínicos que confirman el uso de la ozonoterapia en la medicina del dolor.

De hecho, hace muy poco el Ministerio de Sanidad español incluyó la ozonoterapia en la cartera de servicios de las unidades de dolor.

Las ventajas de este gas son las siguientes:

  • Efectividad.
  • No hay límite en el número de aplicaciones.
  • La ozonoterapia es compatible con otras patologías médicas como la hipertensión, diabetes, obesidad, gastropatíaso, insuficiencia renal.
  • Es un método seguro y fiable.
  • No causa alergias de ningún tipo.
  • El riesgo de infecciones disminuye a consecuencia del efecto bactericida.
  • Provoca menos molestias al acabar el proceso de postinfiltración.
  • Se puede usar una aguja fina y menos dañina.
  • Es económico.
  • La mezcla oxígeno-ozonomédico no debilita ligamentos ni tendones.
  • El gas evita la destrucción articular.
  • Efecto antiinflamatorio, analgésico, antiedema y descongestionante.
  • Buena tolerabilidad a las diferentes formas de introducir y aplicar el gas en el cuerpo. De forma que da igual que sea infiltrado como administrado por vía sistémica, en ambos casos, se justifica el aumento y la extensión de su uso en los últimos años. 

El problema es que a causa del escaso conocimiento que en general hay acerca del tema de la ozonoterapia, sin embargo, los médicos europeos expertos en ozonoterapia  (se calcula que en el mundo hay unos 26.000 doctores expertos en ozono) han tratado alrededor de unos 10 millones de personas.

Gracias al avance y aplicación de esta técnica se han mejorado las máquinas y la tecnología de las mismas de tal forma que hoy en día es posible obtener con toda seguridad la mezcla necesaria de ozono y otros gases.

De igual forma que hay ozonofinicadores medicinales también los hay para desinfectar el agua, y para tratamientos residuales en instalaciones de todo tipo. Te invitamos a que conozcas nuestros ozonificadores y en nuestro blog te contamos de lo que son capaces dehacer.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies